El Maestre de Campo Don Matheo de la Escalera y Velasco compró, en el año de 1695, las tierras que corresponden a la actual Hacienda La Ciénega situada en la Provincia de Cotopaxi, en las cercanías de la población de Lasso, como consta en la escritura pública celebrada en la ciudad de Tacunga, ante el Notario Don Luis Cabrera.

“Bernardo Suárez Cabeza de Vaca, sus herederos y sucesores, vende y da en venta para siempre al Maestre de Campo Don Matheo de la Escalera y Velasco, vecino del asiento de Latacunga que está presente; para él y los suyos herederos y sucesores; una Hacienda que tiene y posee en términos del pueblo de Tanicuchí, jurisdicción de el asiento de Latacunga, de veinte y dos caballerizas de tierra más o menos con casa de Hacienda, troje, capilla y cocina cubiertas de paja….. Con la cantidad de una cuadra de alfalfa, patio de tientas, noventa y seis cabezas de ovejas de castilla chicas y grandes, machos y hembras de hierro y señal, cien puercas de vientre chicas y grandes, bueyes de arada … Cincuenta y cuatro fanegas de cebada sembrada, más treinta costales de papas sembradas. En el sitio Cuchojamba de seis caballerizas de tierra más o menos: cincuenta reses de ganado vacuno, vacas y toros grandes y chicos de hierro y señal… Se expresa en el precio y cuantía de 4500 pesos y ocho reales…..” Francisco Dionisio Montenegro – Escribano de su Majestad.

Don Matheo de la Escalera era de origen español, natural de Castilla la Vieja, nacido en Lascuarre – Huesca, se casó con la dama quiteña Doña Gabriela Chamorro, nacida en Quito y bautizada el 27 de Marzo de 1662. En el año de 1705 fundó un mayorazgo que comprendía muchas propiedades y haciendas, entre estas cabe mencionar a la Hacienda Tilipulo, San Juan de Atapulo, Saquisilí e Isinche. Este mayorazgo le correspondió a su única hija doña Rosa de la Escalera casada con el capitán don Gregorio Matheu y Villamayor, en la Catedral de Quito el 4 de Febrero de 1702.

Don Matheo de la Escalera era de origen español, natural de Castilla la Vieja. Se casó con la dama quiteña doña Gabriela Chamorro. En el año de 1705 fundó un mayorazgo que comprendía muchas propiedades y haciendas, entre estas cabe mencionar a la Hacienda Tilipulo, San Juan de Atapulo, Saquisilí e Isinche. Este mayorazgo le correspondió a su única hija doña Rosa de la Escalera casada con el capitán don Gregorio Matheu y Villamayor.

El heredero del mayorazgo fue Gregorio Matheu de la Escalera, Caballero de la Orden de Calatrava y Del Espíritu Santo, encomendero de Archidona. De él se cuenta que se enamoró en Lima de la VI Marquesa María Ana de Aranda y Guzmán (hija del Marqués de Maenza Manuel de Aranda Guzmán y Amalguer y Doña Josefa Ayesa y del Ponte), la raptó y la trajo a la Provincia de Quito escoltada por cien servidores. Una vez casados hicieron de La Ciénega su residencia.

El siglo XVIII fue en la Real Audiencia una época de muy importantes acontecimientos, entre ellos cabe destacar la llegada a Quito de la expedición de los tres Académicos franceses el 29 de Mayo de 1736, partieron de La Rochelle el 16 de Mayo de 1735, con el fin de determinar la verdadera forma de la tierra y su magnitud: Carlos María de la Condamine, Pedro Bouguer y Luis Godín, quienes entablaron una gran amistad con el Marqués de Maenza, propietario de La Ciénega, en donde se alojaron hacia 1742, con el ánimo también de observar de cerca las erupciones del Cotopaxi. La erupción del Quilotoa en Diciembre de 1740, fue reportada por el mismo Marqués a La Condamine en París en 1751.

Por la misma época conoció La Ciénega el padre Jesuita Mario Cicala, quien la describe así: “ Es una inmensa y riquísima hacienda perteneciente al Marqués de Maenza, caballero cruzado en España, de la orden llamada Calatrava y, en Francia, de la orden llamada Sancti Spiritus”

“Está enclavada en una espaciosísima llanura frente al volcán Cotopaxi a una distancia de siete leguas de La Tacunga y a diez leguas de dicho volcán. La avenida de entrada es bella, llana y ancha… La construcción es sobremanera soberbia, de piedras finísimas y argamasa, con espaciosos corredores y patios… Cada habitación tiene preciosísimos muebles y adornos”.

Con motivo de su visita en compañía de Bonpland y Carlos Montufar, Humboldt escribe: “Se ve al mismo tiempo y en proximidad estremecedora, el colosal volcán Cotopaxi, los picos titánicos de los Ilinizas, el nevado Quilindaña. Es una de las vistas más majestuosas e importantes que me han ocurrido en ambos hemisferios”.

El heredero de este mayorazgo fue Manuel Matheu y Aranda, bautizado en Quito el 18 de Junio de 1743, VII Marqués de Maenza, abogado de la Real Audiencia de Quito y Vicerrector de la Universidad de Santo Tomas. Se casó en Quito el 8 de Abril de 1777 con María Josefa y Herrera. Fruto de este matrimonio fueron María Rosa, Juan Joseph y Manuel.

María Rosa Matheu y Herrera se casó con José Antonio de Ascázubi y Olabegoitia; tuvieron dos hijos: Francisco Xavier y José Xavier de Ascázubi y Matheu. Francisco Xavier fue uno de los patriotas quiteños que mayor parte tomó en la Revolución de 1809. Designado por la Junta Suprema, a petición del Coronel de la Falange de Fernando VII, Juan de Salinas, como Teniente Coronel, fue hecho prisionero en Sapuyes y enviado al Cuartel Real de Lima, donde fue cobardemente asesinado por los soldados del Coronel Arredondo el 2 de Agosto de 1810.

En el año de 1802 La Ciénega tuvo otro huésped ilustre: Alexander von Humboldt quien fue recibido por Juan José Matheu Arias Dávila y Herrera VIII Marqués de Maenza y XII Conde de Puñonrostro, quien se casaría en Cádiz el 15 de Julio de 1810 con María Felipa de Carondelet y Castaños.

María Rosa Matheu y Herrera se casó con José Antonio de Ascázubi y Olabegoitia; tuvieron dos hijos: Francisco Xavier y José Xavier Ascázubi y Matheu. Francisco Xavier fue uno de los patriotas que murió asesinado el 2 de Agosto de 1810.

José Xavier se graduó de Doctor en Jurisprudencia en a Universidad de Santo Tomás de Quito y se incorporó como abogado de la Real Audiencia en Febrero de 1774. Contrajo matrimonio con su prima hermana María Ana Matheu y Herrera. Al igual que su hermano luchó por la causa de la Independencia. Fue designado Gobernador el 10 de Agosto de 1809. Al fracasar la revolución las autoridades españolas lo encarcelaron. Tiempo después él logró escapar y se ocultó de sus perseguidores. Durante esa época enfermó su esposa y murió sin haber podido volver a ver a su marido. Por este proceder de las autoridades españolas, el Conde de Puñonrostro, Juan Joseph Matheu demandó a la Real Audiencia de Quito, como consta en el Archivo de Indias de Sevilla.

 

Hijo de José Xavier de Ascásubi y María Ana, fue Manuel de Ascásubi y Matheu, hombre de los más prestigiosos de su tiempo, quien ocupó el cargo de Vicepresidente de la República del Ecuador. Fue encargado del poder desde el 16 de Octubre de 1849 al 7 de Diciembre de 1850. Miembro de la sociedad “El Quiteño Libre”. Fue Senador los años 1846 y 1847. Contrajo matrimonio con Carmen Salinas de la Vega hija del prócer de la Independencia Juan de Salinas. La familia Salinas fue perseguida por los realistas, sus bienes fueron confiscados durante las luchas por la Independencia y, posteriormente, devueltos por el Mariscal Sucre.

De ésta forma se unieron dos familias de Próceres, Ascásubi y Salinas, propietarios de La Ciénega, en cuyos claustros se gestó en parte La Independencia. La persecución de que fueron víctimas los familiares de los Próceres, especialmente la viuda e hijos de Juan de Salinas, cuyos bienes fueron confiscados por el Conde Ruiz de Castilla, motivaron la visita a La Ciénega del Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, cuando derrotadas las fuerza españolas fueron devueltos los bienes a María del Carmen de Ascásubi.

La Ciénega fue heredada por Avelina Ascázubi y Salinas, casada con José María Lasso de la Vega y Aguirre. Tuvieron dos hijos: Juan Manuel y Avelina Lasso Ascázubi. Juan Manuel Lasso Ascázubi fue senador de la República por la provincia del Carchi en el año 1916, candidato a la presidencia en el año 1924 y uno de los fundadores del Partido Socialista Ecuatoriano en el año de 1926. Coronel de caballería y Comandante del Escuadrón Escolta # 4 en los combates de Huigra, Naranjito y Yaguachi. Contrajo matrimonio con María Carrión y Mata el 27 de Septiembre de 1913.

La propiedad de la Hacienda La Ciénega se transfirió por herencia a los descendientes de Juan Manuel Lasso Ascázubi, los hermanos Lasso- Carrión: Elsa Lasso Carrión de Orska, Patricio Lasso Carrión casado con María Eugenia del Campo y Bolívar Lasso Carrión casado con María Dolores Guarderas y sus respectivos nietos y bisnietos.