Varias publicaciones nacionales e internacionales de renombre rinden tributo a esta legendaria hacienda, hoy abierta para disfrute de visitantes del mundo entero. Entre ellas, la Revista Traveler de Condé Nast, que describe a La Ciénega como “poesía pura”. En el caso de la publicación American Way, la invitación es a “una elegante hostería de lujo en la cordillera de Los Andes”; y el diario Miami Herald habla de “un ingreso bordeado por eucaliptos gigantes que deja sin aliento…”

Nuestra sensación va más allá de la mera descripción de un rincón turístico, pues representa el recuerdo de inolvidables experiencias de paseos a caballo, deliciosa gastronomía, y tardes vividas en familia y amigos al calor de sus chimeneas. Al caer la noche, una copa de brandy da paso a conversaciones, cuentos de leyendas y anécdotas, que una tras otra se suceden hasta el amanecer. No podemos asegurar si el fantasma de la habitación nueve nos ha acompañado, pero evitamos descartar su presencia por temor a que decida confirmarla.

Respetando su alcurnia y majestuosidad, nuestra historia permanece entre estas paredes, en sus jardines, en el viento, y en el aire que se respira. ¡Cómo no vivir la experiencia!